Científicos de Harvard analizaron a más de 700 personas con obesidad. Esta fue la conclusión y 3 pasos para aplicarlo a tu vida de inmediato.

Hace 11 años la cámara de mi celular tomaba fotos que no me permitían distinguir si era yo o mi abuela. Era un Nokia 3120. Mitad teléfono, mitad arma letal.

Ahora, mi celular lee mis correos, hace videollamadas, pide taxi y me dice dónde comer.

Pensemos en lo siguiente…

En cincuenta años hemos desarrollado más tecnología que en toda la historia de la humanidad!

Y esta es una tendencia que no va a cambiar. Es más, todo lo contrario. Las cámaras son más precisas, los robots vuelan, podemos pedir un millón de cosas con una app y curar casi todo tipo de enfermedades.

Hace 20 años, cuando muchos mayores de edad aún no nacían, se secuenció el genoma humano. Esto significa que se descubrió el código genético de las personas.

Esto se va a poner un poco denso, pero les prometo que será corto y que enseguida volveremos a nuestro tema principal 😉 y que va a valer la pena aguantarse la explicación.

Para entender mejor por qué es importante esto, necesito explicarles que el código genético (y la genética en si) es el idioma en el que están escritos todos los seres vivos.

Así como el idioma de las computadoras se traduce a 0’s y 1’s, en la genética, en cambio, tenemos cuatro letras (A,T,C,G) que nos van a decir por qué tenemos la piel blanca o los ojos cafés, si podemos tomar leche o no, si somos buenos para el fútbol o para el ecuavolley, si nos engordan las papas o el arroz.

Por ejemplo:

Si en el idioma de las computadoras [hola] es: 01101000 01101111 01101100 01100001

En genética: ATTTCGATCGATCGATCGAT… puede hacer que tengas el pelo rubio y

GCCATCGATCGATTTGCCA… que tengas el pelo café.

Por eso es obvio que nuestros genes también deciden cómo nosotros vamos a procesar los alimentos que ingerimos y cuál es la nutrición ideal para nuestro cuerpo.

No todas las dietas son para todos.

Nosotros heredamos la mitad de nuestros genes de nuestro padre y la otra mitad, de nuestra mamá. Es por eso que cada persona es única genéticamente. Y también es la explicación de por qué el sobrepeso y la diabetes son problemas familiares.

Hoy en día no es suficiente bajar de peso, sino que tenemos que aprovechar estrategias que nos hagan bajar de peso bien y para siempre! Sin que el estrés te genere efecto rebote.

En un estudio clínico, científicos y médicos de las universidades de Harvard y Tulane, demostraron que la susceptibilidad genética es fundamental para determinar qué tipo de dieta es más efectiva para perder peso y controlar los niveles de insulina.

¡Este estudio analizó a 774 personas con sobrepeso!

La conclusión fue definitiva. El perfil genético de cada paciente ayudó a los médicos a decidir qué tipo de dieta iba a ser más efectiva para controlar la pérdida de peso de cada persona en el experimento.

Cientos de científicos y médicos en decenas de grupos de investigación alrededor del mundo trabajan en la investigación y el desarrollo de la genética nutricional y afirman que el futuro de la nutrición está ligado al estudio de la genética de cada paciente.

Ahora existe la posibilidad de analizar los genes de una persona, entender cómo va a metabolizar cada grupo de alimentos y determinar cuál es la mejor dieta para cada paciente.

3 pasos para empezar de una vez por todas.

1. Toma Consciencia

Uno de los pasos más importantes es entender el estado en el que uno se encuentra. Y hay algunas herramientas disponibles para hacerte una autoevaluación.

Tener un estimado del Indice de Masa Corporal (IMC) es un buen lugar para comenzar. Así puedes saber si tienes obesidad, sobrepeso o tan solo unos kgs de más.

El IMC puedes calcularlo aquí es súper fácil. Solo hay que ingresar un par de datos.

2. Conoce los riesgos

Es importante estar atento a las señales que nos da nuestro cuerpo. Si sientes hormigueo en las manos o en los pies, sientes más sed de lo normal y muchas ganas de orinar, fatiga o la visión borrosa. Es posible que estés con síntomas de diabetes.

Lo recomendado en este caso es mejorar enseguida la nutrición. Es sorprendente pero una buena alimentación puede hacer una gran diferencia.

3. Entiende tu cuerpo y mira los resultados

Pero una buena nutrición no siempre significa lo mismo para una persona como para otra. La nutrición genética es justamente la herramienta ideal para darle al clavo a lo que nuestro cuerpo necesita.

Ahora tú también puedes aprovechar un programa de nutrición genética y comenzar a ver resultados.

Si quieres saber más acerca de los beneficios puedes hacer click aquí ; )

Un comentario

Deja un comentario
  1. Reply

    Hola, esto es un comentario.
    Para empezar a moderar, editar y borrar comentarios, por favor, visita la pantalla de comentarios en el escritorio.
    Los avatares de los comentaristas provienen de Gravatar.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

: <a href=""> <abbr> <acronym> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Send a Message